Manual de masturbación para principiantes

La experiencia de iniciación sexual, lógicamente, debería comenzar con algunas sesiones de autoexploración erótica. Quizás sin mayores pretensiones que conocer tu cuerpo, entenderlo y aprender a leerlo. Entiendo perfectamente que estos momentos en solitario son frustrados y condenados cuando la edad es temprana, pero una vez se goce de cierta independencia y sobre todo privacidad, cada quien debería regalarse varios ratos a solas, buscando aquello que se nos ha perdido…

No existen fórmulas, ni un ABC que podamos replicar todas por igual, pero sí podemos compartir algunas anécdotas, consejos y tips eróticos para disfrutar un poco más la experiencia. Así que lee con detenimiento y atrévete a probar aquello que creas que se parece a ti.

Puedes comenzar a explorar cada región de tu cuerpo con ropa, es un mito que debes desvestirte completamente y mirarte al espejo. Claro que si despiertas el sentido de la vista además del tacto, la experiencia puede resultar mucho mas interesante, pero si prefieres ir poco a poco, dejar tu ropa o cubrir tu cuerpo con alguna prenda de vestir especial para ti, ¡adelante! Lo importantes es que de verdad logres estar cómoda de principio a fin.

Recorre cada parte de tu cuerpo que se supone debe reaccionar placenteramente. Según la cultura urbana, esto sería el típico mapa erógeno de los senos, vulva (que es como se llama nuestro genital externo), glúteos, caderas, piernas y hasta los pies. Pero, en la medida que recorres tu piel, presta atención a las reacciones involuntarias de escalofríos, cosquillas y cualquier señal positiva frente al roce.

Creería que nada mejor que estrenarte con tus propias manos, pero también puedes incorporar algún sextoy que sientas útil y divertido para variar las sensaciones sobre tu piel. El recorrido del juguete puede ser vistiendo aún tu ropa o puedes comenzar a colocarlo directamente sobre la piel si resulta de tu agrado.

También puedes salpimentar la escena con comidas y bebidas que alboroten los sentidos del gusto y el olfato. Quizás música a todo volumen para enmascarar tus sonidos o puede sumergirte en tu mundo usando los audífonos y deleitarte con cualquier género musical que resulte seductor para ti.

Una vez tengas todos estos elementos alineados, puedes ordenar y potenciar la experiencia dejando volar tu imaginación. Para aquellas mujeres que no conciben la estimulación erótica sin pareja, pueden traer a la memoria parejas y ex, ídolos y cuanto objeto de deseo tengan guardado en el baúl de los recuerdos.

Recuerda dedicarte unos minutos en la ducha (antes, durante o después) no solo para limpiar tu cuerpo, sino para ofrecer algunos minutos de relajación y confort a toda la piel que activaste durante el juego erótico.

Un comentario final: no te estreses si los orgasmos tardan en llegar… Quizás necesites repetir la escena varias veces antes de tener el control de tu placer, pero estoy bien segura que luego del rato quedarás más dispuesta y entusiasmada con la tarea de seguir intentándolo.